Monday, February 05, 2007

inicio de la gira de doña maldad en kolombia!!!!!!!!!!


de nuevo doña maldad va a girar en kolombia..... y empezara en kukuta gracias a subversion grafica y generaxion records
bueno espero que asistan
y se les espera por allá

ahh muy importante por si les da pereza leer la imagen..
el toke es el 16 de FEBRERO a las 5 pm y kuesta 6 lukas pesos (8.000 Bs) mas un fanzine de ñapa (pa ke no digan nada jejejee)

bueno vallan !!!

otra vaina el toke no es autogestionado!! debido a ke los ke lo tamos haciendo estudiamos y trabajamos y no se pudo hacer ningun evento kon anticipacion...
por tal hecho no kolokamos "invasion de autogestion" no seria koherente

a ver si entienden ciertas personillas ke hacen de las palabras una simple kopia o de la kultura una moda

bueno esta vez subversion grafika y generaxion records los van a invadir pero de buena musika y rekochita jejjeje

att

subversión gráfika

inicio de la gira de doña maldad en kolombia!!!!!!!!!!

Thursday, July 13, 2006

TOKE EN KUKUTA (colombia)


ESTE 29 DE JULIO TOKE PUNK/HARDCORE EN CUCUTA.. CON LAS BANDAS:
DE CUCUTA: DESAZTRE, TRAUMA, KALZONCILLOS AMARILLOS, EZQUIZOFRENIA Y REINSERTADOS
POR VENEZUELA: EXCREMENTOSIS Y FALTA RESPETO...
Y PRESENTACION DEL COMPILADO DISTURBIO INTERNACIONAL.
VALOR: 5000 PESOS
VALOR DEL COMPILADO: 10.000 PESOS (CD)
HORA: 7 PM

Sunday, May 21, 2006

la podadora de margaritas

Son las 9:44 PM en Venezuela, talvez ya habrás cenado o estas por hay en la calle deambulando con botella en mano o no se, no muy feliz quizás pero terminando un día “normal” como los que nos ofrece este sistema, hace mas o menos un minuto, una bomba BLU-82 (también llamada Podadora de margaritas) acaba de surcar el cielo en los alrededores de Bagdad. Ha sido la primera, sus siete mil kilos la hacen tan grande que no se puede lanzar sino que tiene que ser empujada por la parte trasera de un avión de carga.
Ha tardado unos cien segundos de agónica caída antes de tocar el suelo (durante ese tiempo, a un kilómetro a la redonda se puede oír su aterrador silbido; si lo oyes, sabes que estás en su radio de acción). Una sonda de doce metros se extiende desde la nariz de la bomba, pega primero en el suelo, detonando 5.700 kilos de pólvora de aluminio en una pasta explosiva por encima del nivel del suelo.
Tras el silbido, no hay un "bum" (típico de las películas), no hay un sonido aterrador como algunos piensan (eso sólo lo oyen los suertudos que estan muy lejos). Lo único que se percibe es un viento creciente de succión hacia el lugar de la explosión, la succión sólo se produce a nivel del suelo y llega a los quince metros por segundo; no te tirará, pero verás cómo las margaritas se parten como si fuesen podadas con cuchillas nuevecitas (de ahí su nombre).
Después de la succión de tres segundos, hay una onda de choque de 1.300 kilos por centímetro cuadrado que puede matar hasta a una distancia de seiscientos metros desde el punto de impacto, ¿estás tan cerca como para morir dignamente? Al final las medidas sí que importan.Si estás a 1.500 metros, (kilómetro y medio!!!) no te da tiempo a oír el "bum", cuando hayas visto las margaritas volar, de repente oirás un zumbido y sentirás un dolor en los oídos (tus tímpanos han estallado), puede que te encuentres en el suelo, probablemente con el pecho algo dolorido (luego sabrás que un pulmón no ha aguantado la presión y ha decidido estallar sin pedirte permiso).
Tras ese momento, una columna de fuego de unos cuatrocientos metros se levanta desde el punto del impacto, qué pena que tus tímpanos hayan estallado hace un segundo (que para ti sera una hora) porque oirías los cristales y puertas de todos los edificios hacerse añicos en tres kilómetros a la redonda (las puertas de madera se rompen y crujen y sus astillas se dispersan).Lo ves venir, la succión inicial ya ha alimentado la inmensa llamarada, que ahora se dirije hacia ti (tranquilo, no tendrás tanta suerte de que la lengua de fuego te devore, estás demasiado lejos). La llamarada empujará un viento caliente de cien grados a unos cien metros por segundo que se empotrará contra tu cara, que deformas con una mueca intentando abrir la boca para refrescarte, qué pena que tu pulmón izquierdo haya estallado, ya que no podrás percibir el agradable aroma del azufre quemado que proviene de tu pelo que se ha chamuscado. Todos tus objetos plásticos comienzan a deformarse, tus ojos se secan, la piel se cuartea sin quemarse. Estás en el suelo, te duele mucho el pecho, intentas respirar, no consigues introducir aire, te quedan unos cinco minutos de agonía, sabes que nadie va a ayudarte porque miras al cielo y ves una estela de luces que lo cubren (son los cañones antiaéreos que, como siempre, no haran ningún blanco); fíjate bien, hay algo que va más despacio que los disparos, una luz un poco más pálida: es un transporte de operaciones (gringo por supuesto) MC-130 Combat Talon, el que te acaba de lanzar el regalo. Alzas el brazo, extiendes el dedo medio y les das las gracias (hazlo también de mi parte) por salvarte del malvado dictador: acabas de ser accidentalizado.¿Has aprendido ya que a veces la muerte solo tarda cinco minutos con seis segundos? ¿Y lo que la ambición por el poder y el dinero es capaz de hacer en la mente humana? O al menos en la mente del cabrón de bush... continuara!!!
...Y continuara y continuara Y CONTINUARA! quien sabe hasta cuando hijueputas, talvez ahora le toque a Venezuela, y ya no seré yo quien vuelva a escribir algo como esto, sino otro man que alguna vez leyó lo mismo que una vez yo leí y hasta medio escribí, y lo escribirá con otro titulo claro porque ya la “podadora de margaritas” no será tan eficaz y destructiva, ya los gringos habrán creado algo mas potente digno de tener el MADE IN USA.

Tuesday, April 18, 2006

El Estado y la cárcel –“Una bodega humana”-

"Extraido de http://www.contraxcultura.cjb.net/"

El Estado y la cárcel –“Una bodega humana”-
El Estado y la utilidad de las cárceles


Más de seis meses han pasado desde mi llegada a este lugar, pero igual podrían ser más de seis días o seis lustros, pues un día sucede a otro sin ninguna diferencia, sin saber a ciencia cierta si es un día menos de los que tendré que vivir acá o si es un día más de los que tendré que morir acá. La cotidianidad en este espacio-tiempo lo defino como vertiginosa quietud, pues se vive el afán de quien nada tiene que hacer más que esperar, y parece que la dialéctica de la vida entrara en un marasmo eterno, en un estado catatónico profundo.
Entonces se reflexiona acerca del sentido que tiene y ha tenido el estar acá, y la única respuesta a la que se llega es que mi paso por acá no tiene sentido, que tampoco lo tiene el de ninguno de los seres humanos que acá convivimos.
Queda preguntarse entonces, para qué o para quién es útil que miles de vidas humanas se consuman día a día en esta lúgubre rutina. La respuesta parece sencilla, si el Estado es el que históricamente construyó este lugar, si él es el que cada año invierte esfuerzos humanos y económicos en preservar lo que ya existe y en construir otros cada vez más grandes, entonces es al Estado a quien este lugar presta utilidad; pero, ¿qué utilidad presta?
Una primera posibilidad teórica es que, como en la novela de Dostoieski “crimen y castigo”, sean causa y consecuencia, entonces la cárcel será el sitio donde el criminal reciba “justo y merecido castigo”.
La efectividad de dicho castigo reside en que quien lo sufre sea persuadido de manera tal que no desee reincidir en su perniciosa conducta, y en que quienes lo han recibido vean temor suficiente para no realizar acto alguno que merezca tan indeseable suplicio.
Sin embargo para que esto suceda es premisa que dicho castigo sea percibido como “justo” y que la autoridad desde la que se impone sea reconocida como “legítima”. Vemos que quien impone dicho castigo es el juez administrando justicia en nombre del Estado; que los ciudadanos piensan, con razones de sobra, que los funcionarios que dictan y los que hacen cumplir las leyes son corruptos y sus decisiones están atravesadas por innobles intereses, además los ciudadanos ven el Estado como un aparato burocrático poco eficiente y al servicio de un muy exclusivo sector de la sociedad.
Entonces tendremos que la “justicia” del castigo y la “legitimad” de la autoridad no se cumplen, razones por las cuales se explica que el 70% de quienes caen presos reinciden, y que el común de quienes delinquen no encuentran, en el temor al castigo, razón para no hacerlo.
En estas condiciones el castigo termina carente de contenido, convirtiéndose en un ritual sin sentido, donde los excesos de forma (mecanismo jurídico, procedimientos legales, instituciones represivas) intentan esconder la ausencia de contenido (función socializadora del castigo). Caemos en un rito banalizado, donde los actores juegan una farsa mintiéndose continuamente, donde jueces y carceleros sin ética reprimen a “delincuentes”, sin que haya en ninguna de las partes interés en que el acto se cierre.
Exploremos ahora otra perspectiva: la de la cárcel como institución disciplinadora, espacio donde los individuos que no han sido reglados por las escuelas, las iglesias y los ejércitos, son recluidos para que aprendan los patrones de comportamiento necesarios para una vida “social productiva”
Para esto es necesario que el establecimiento cuente con un reglamento que determine con precisión qué, cómo y cuándo se debe y se puede hacer; y qué, cómo y cuándo no se debe hacer; los premios y castigos correspondientes al buen o mal comportamiento; y las estrictas rutinas cotidianas. Entonces, así como los colegios cuentan con un manual de convivencia y los ejércitos con unas normas de comando y un régimen particular interno, la cárcel debe contar con un reglamento acorde a su realidad y función.
Esta perspectiva, vista desde la cotidianidad del lugar en que me encuentro, no resiste su confrontación en la práctica. Al llegar a este penal no se me hizo conocer reglamento alguno, la guardia no me informó acerca de las normas de comportamiento, ni por escrito ni de manera verbal, no supe que se debía hacer ni de los mecanismos de regulación de las relaciones entre los internos, y entre éstos y la guardia, no supe acerca de las dependencias administrativas y sus funciones, parece que todo se diera por sobreentendido, que uno ya debiera saberlo todo acerca de la cárcel y su funcionamiento. Fueron los mismos internos los que me informaron acerca de unas mínimas normas de convivencia y de las sanciones que su infracción implica; pero éstas normas no son institucionales, son el esfuerzo de los reclusos por convivir de la mejor forma posible, aunque la mayor parte de éstas normas se quedan en palabras y se termina viviendo en permanente ambiente de tensión y zozobra. Por ejemplo, se supone que está prohibido portar “platinas” (cuchillos artesanales), sin embargo muchos internos las tienen y no hay quien tenga la autoridad y la fuerza para hacer cumplir ésta norma, ni siquiera la guardia logra hacerlo, pues más tardan en quitar una “platina” en una de las esporádicas requisas, que los internos en conseguir una nueva, más grande y peligrosa que la perdida.
Otro aspecto que hace de una institución disciplinadota un instrumento eficaz de control, son los horarios estrictos que hacen que los individuos tengan un ritmo de vida controlado permanentemente por el reloj y terminen esclavizando a el recluso. Saber con exactitud qué se debe hacer con cada hora, cada minuto de nuestro día, crea el hábito de la dependencia, aplastando la individualidad y destruyendo la posibilidad de darle rienda suelta a la creatividad a cada uno de nuestros impulsos vitales. Pero esto tampoco se da en este penal, nos podemos levantar a la hora que queramos, podemos dormir en cualquier momento del día, podemos asearnos o no, podemos hacer artesanías igual que pasar el día jugando parqués. Incluso las actividades institucionales no tienen tiempos definidos, un día hacen el conteo a las 7:15 am y al siguiente lo puede ser a las 9:00 am, un día se va a estudiar a las 8:00 am, el siguiente a las 8:20am, luego pasan dos o tres días sin clases; un día nos reparten el almuerzo a las 9:00 am, otro a las 10:30 am, pero igual uno puede ingerirlo a las 12:00 m o simplemente tirarlo a la basura; un día llaman a talleres a las 8:30am, al siguiente lo hacen después de repartir el almuerzo, o simplemente no llaman.
Podríamos entonces pensar que al no haber unos horarios estrictos, los internos tendríamos algún momento para utilizar la “libertad” del tiempo de manera constructiva, que podríamos, libres de los afanes cotidianos de afuera, crear y recrear una vivencia colectiva, pero esto es imposible porque, si bien no hay horarios, el uso que demos a nuestro tiempo no depende de nosotros, si un día uno decide sentarse a leer, en el momento justo en que más lo disfruta, llaman a una reunión en educativas; si una noche estamos conversando acerca de lo humano y lo divino, en el punto más álgido de la controversia oímos la voz del guardia llamando a conteo frente a las celdas; si se planea tallar un hermoso caballo para regalarlo a la compañera, el día destinado a darle el toque final, no llaman a talleres; si un interno se esmera en escribir un poema para un taller de literatura, el taller se cancela sin motivo alguno. Entonces terminamos esclavos de algo peor que los horarios, somos esclavos de la “rutina de la no rutina”; sabemos que finalmente siempre hacemos lo mismo pero nunca sabemos cuando y como lo vamos a hacer, así que terminamos haciendo todas nuestras actividades con un solo fin; que el tiempo se consuma lo más rápido posible, sin aprovechar de manera alguna nuestra capacidad creativa.
El discurso moderno del Estado social de derecho, plantea la responsabilidad del Estado en los comportamientos criminales, por no habérsele garantizado los mecanismos apropiados al individuo para su inserción positiva en la sociedad. Entonces la cárcel más que un escenario represivo, sería el espacio donde el establecimiento construiría las herramientas que le permitan saldar su deuda con el individuo, resocializándolo y asegurando su inserción en la vida social y productiva.
Puedo analizar esta tesis a la luz de la realidad de este centro penitenciario, pero parto aclarando que guardianes y funcionarios me han manifestado en varias oportunidades que el INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) no está en absoluto interesado en nuestra resocialización; así que es poco lo que se puede esperar de este análisis.
Para que se dé un eficiente proceso de resocialización, la ONU recomienda un primer paso a saber; una adecuada clasificación de los internos que tenga en cuenta sus características socioeconómicas y sus delitos, para distribuirlos en el penal de manera organizada y para desarrollar el tratamiento penitenciario según las necesidades de cada interno. Sin embargo, acá no se nos clasifica de manera alguna y convivimos en un mismo patio hombres de todas las características e incursos en toda la gama de delitos que contempla el código penal, y sólo a partir de los actos de violencia ejecutados por los internos contra los “violos” (acusados de crímenes sexuales) se ubicó a estos últimos en un patio aparte donde conviven con los internos de la tercera edad.
Después debería organizarse el estudio y el trabajo, partes fundamentales del proceso resocializador, a partir de la misma clasificación teniendo en cuenta el nivel de escolaridad y las aptitudes individuales, así como la profesión u oficio ejercido por el interno antes de su captura, e incluso si es habitante del campo o la ciudad. Pero en este reclusorio encontramos personas que no saben sumar fraccionarios asistiendo a clases de cálculo para once grado, vemos internos sin mayor capacitación académica o pedagogía como “instructores” de sus compañeros, o internos que brindan “asesoría jurídica” sin nunca haber cursado un semestre de derecho. En el área laboral no hay programas de capacitación adecuados y casi el único trabajo es ebanistería, en el que encontramos a hombres de todas las extracciones, laborando indistintamente, no como parte de su resocialización sino como única forma de rebuscarse unos pesitos mientras se mata el tiempo.
Llego a una encrucijada, pues ninguno de los planteamientos sobre los que he reflexionado muestran el para qué de la cárcel, no explican la utilidad que presta al Estado esta institución, y menos aún justifican que año tras año se gasten millones de dólares en mantenimiento y construcción de centros de reclusión en todo el país.
Una noche viendo un informe que presentó RCN sobre los colombianos detenidos en cárceles ecuatorianas escuché a un recluso llamar a la prisión “bodega humana”; éste concepto ha rondado mi cabeza desde ese día, como posible explicación para la situación que vivimos en este lugar, así que lo desarrollaré a continuación.
Una bodega es un espacio cerrado, un espacio que limita la interrelación entre el “adentro” y el “afuera”; ya sea para proteger lo que está al interior, como los “cuartos fríos” o para separarlo del exterior por ya no ser viable en su funcionalidad, como el cuarto de “San Alejo”.
En el primer caso se busca que cierto stock de mercancía esté en condiciones óptimas mientras llega el momento oportuno para que entren al circuito económico; en el segundo caso, objetos que han sido útiles o importantes en algún momento, y que ya no lo son, son guardados sin mucho cuidado por su pertenencia, mientras de pronto los volvemos a necesitar, y aunque se piense que es mejor botarlos se mantienen ahí dejando que el tiempo y el ambiente nocivo los deteriore.
Esta cárcel es una bodega del segundo tipo, somos como objetos inútiles, pues nuestros comportamientos no son social ni económicamente funcionales para el Estado, somos hacinados en este “cuarto de San Alejo” hediondo, frío y húmedo, sucio, esperando que sus paredes viejas y descascaradas, que su arquitectura decadente y desordenada, que su abrumadora tristeza nos destruya los deseos de vivir, ya que escrúpulos burgueses le impiden al aparato estatal deshacerse de nosotros de una sola vez y para siempre.
Sin embargo esta no es una bodega cualquiera, pues al alojar en su interior a seres humanos, también es obligada a soportar las relaciones sociales que estos implican. Así al pesado ambiente físico de las instalaciones, se suma el pesado ambiente social de las relaciones; a la corrupción que cada uno de nosotros trae de afuera, al llegar aquí se suma la de los otros habitantes, tanto internos como guardianes y funcionarios, creándose así un putrefacto ambiente social que descompone a todos y cada uno de los que acá sobrevivimos. Cualquier posibilidad de afecto, de honestidad, de solidaridad, de dignidad, es consumida por las fuerzas degradantes de relaciones sociales basadas en el autoritarismo, la violencia y el engaño.
El resultado de este doble proceso de corrupción, producido por el ambiente físico y por las relaciones sociales, es un profundo resentimiento que se refleja en el total desapego a los más básicos valores humanos y en la incapacidad de construir alternativas individuales o colectivas que rompan con la marginación a que son sometidos los internos durante su reclusión y aún después de salir del penal.
Esta es la real utilidad que estas “bodegas humanas” prestan al Estado, pues así se mantiene la sociedad fraccionada, se refuerza el sentimiento de marginación y de frustración, y se justifica la existencia de los mecanismos y de los aparatos de represión.
Sin embargo, si día a día son más los individuos que ingresan a las cárceles, por no ser funcionales para el Estado, cabe pensar que tal vez la realidad sea que día a día el aparato estatal se hace menos funcional para los individuos y, consecuentemente, para la sociedad. Por lo tanto, nuestra tarea no es transformar la realidad carcelaria para humanizarla y hacerla resocializadora, sino destruir el Estado hasta sus cimientos y crear una sociedad libertaria para que la cárcel se convierta en una institución innecesaria, en un triste recuerdo de la miseria y la explotación.
PRESO POLITICO CARCEL "LA PICOTA" BOGOTAMARZO/2006

Wednesday, March 15, 2006

TOKE ESTE 19 DE MARZO EN MARACAIBO

TOKE EN MARACAY!!!

Monday, March 13, 2006

DESDE FRANCIA!! CONCIERTO PUNK/HARDCORE


Este jueves 16 de marzo en ciudad Zero CONCIERTO DE PUNK HARDCORE!!!!
con las bandas!

desde FRANCIA en su gira por venezuela

PLAINE CRASSE (anarcopunk-francia)

y por san cristobal:

FALTA RESPETO (punk-hxc-libertario)

HORA: 8 PM
ENTRADA: 4000 BS + 1 BIRRA
ADEMAS!!! venta de material libertario parches, cds, lps, ksets, zines, franelas u mas...

Wednesday, March 08, 2006

Bueno al fin vamos para Caracas!!!!!!!!!!!!

Toke el sabado 24 de Marzo en Hotel Bruno, con las bandas:

Plaine Crasse- Anarkopunk (Francia).

Azis- Black Metal (Caracas).

Los Vicios- Punk (Caracas).

Falta Respeto- Anarkopunk (San Cristobal).

A las 8 en punto....

Venta de material Independiente y Birras!!!

Mayores de edad con cedula....

Bueno panas alla nos veremos!!!!!